START TYPING AND PRESS ENTER TO SEARCH

destop_grandeEspa

¿Cómo funciona el tratamiento?

Al utilizar el método de tracción a través de una serie de procedimientos automatizados y controlados por computadora, se reduce la presión entre los discos afectados lo cual fomenta la absorción de agua, oxígeno y nutrientes en el área comprometida. Este procedimiento actúa rehidratando naturalmente el disco lesionado y gradualmente reconstituyéndolo.

Al disminuir la presión sobre el disco, se libera la presión acumulada en el nervio espinal, el material protruido se retrae y las estructuras dañadas de la columna se rehabilitan y sanan.

¿En qué consiste el tratamiento?

El protocolo estándar dictamina la frecuencia de 5 sesiones a la semana durante las primeras dos semanas de tratamiento, posteriormente disminuyendo a 3 sesiones por semana, 2 sesiones por semana y terminando con 1 sesión por semana hasta cubrir las 6 semanas de tratamiento y las 20 sesiones.

Todas las sesiones son complementadas con tratamiento de electroestimulación al igual que la aplicación de compresas frías y calientes las cuales fomentan la vasodilatación y ayudan con la recuperación.

El tratamiento lumbar consiste de 20 sesiones mientras que el cervical consiste de 18 sesiones, en ambos casos la duración de la tracción es de 28 minutos.

El total de la sesión de tracción junto con la terapia posterior tiene una duración de 50 minutos.

¿Soy candidato para este tratamiento?

La mayoría de los pacientes califican para el tratamiento de descompresión, sin embargo todo paciente de primer ingreso debe ser evaluado y aprobado por un médico especialista en columna vertebral.

Nosotros podemos recomendar varios especialistas que tienen conocimiento del procedimiento y de la DRX9000, y pueden fácilmente determinar si el tratamiento es adecuado para tratar su condición.

¿Cuáles son los beneficios del tratamiento?

Previo al uso de la terapia de descompresión, aquellos quienes sufrían de dolores lumbares o cervicales contaban con dos opciones, el aprender a convivir con el constante dolor utilizando medicamentos para reducir los efectos, o arriesgar una posible solución por medio de la cirugía, la cual no podía garantizar la eliminación del dolor, y conlleva riesgos propios de toda cirugía al igual que problemas de cicatrización y periodos de recuperación de hasta 6 meses.

El tratamiento de descompresión es una alternativa rápida, no invasiva, no quirúrgica, con un porcentaje de éxito cercano al 90% el cual no solamente es libre de riesgo si no que también es de rápido efecto y de un costo más accesible.

destop_grandeEspa2